lunes, 23 de noviembre de 2009

Añoranzas ( tango )


Con el paso de los años
van cambiando, aunque no quiera,
desde el juego en la vereda
hasta el lustre del zapato.
Cada vez hay más descaro,
mucha torre, poco aire,
que entre tanto olor a bagre,
hubo que acondicionarse.

Se perdieron los retazos
de la manta de la abuela,
y al colchón hecho pedazos,
lo reemplaza una madera.
Mucho frío está de moda,
tanta máquina que hiela,
el verano era una fiesta
y el calor hoy incomoda.

Todo ha ido avanzando
ya no sé para qué lado
si cuando miro al costado,
hasta el amor derrumbaron.
No es nostalgia sino tristeza
ver como un acto de simpleza
hoy en día es tan absurdo
que te vuelan la cabeza.

Cuando veo fotos viejas
con las calles empedradas,
casas bajas , tanto cielo,
me hace un nudo la garganta.
Si el progreso aturde tanto
me conformo con mi barrio,
el blanco y negro como escudo
que nos cuide de este caos.

En mi casa aun preservo
tus malvones en silencio
y esa voz que aun muriendo
se burlaba del infierno.
Hoy te veo renaciendo
como un árbol de la tierra,
floreciendo en la maleza
con tus brotes de grandeza.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

GENIA !!!!!!!!!!!!!
besote , Silvia

reltih dijo...

el futuro despedazó al pasado,,, ¿será para bien?
me encanta mucho recordar, qué dulce recuerdo. un besote amigo para ti mi Ale

Gabriel dijo...

Hermoso

un beso